martes, junio 18, 2024

Furia importada

- Anuncio -

spot_img
Vi al chico de McDonald’s olvidarse mi pedido por la mitad. Siempre les tengo
paciencia. Estar todo el día con esa gorrita sonriendo… Me acuerdo de los
cuentos de mi amigo Lucas, que trabajó en el McDonald’s de Núñez cuando
estábamos en la facultad. Así que, en general, me aguanto. Los espero. Lo vi
empezar mi pedido: metió los dos vasos en la máquina de gaseosas, y por puro
taylorismo –porque les enseñan que ya que vas a la cocina podés llevar las
bandejas sucias, etc.– quiso aprovechar los diez segundos que tardan los vasos
en llenarse y se dio vuelta, miró otra bandeja vacía con el ticket en espera y
se distrajo. Se metió en otro pedido. Y mi McNífica ya estaba lista ahí. Pero
aguanté. Le mostré a mi hijo que salía filmado en la cámara de seguridad y
me puse a mirar los cartelitos. Crew del mes. Ya no es más empleado del mes.
Ahora es crew. Un término náutico, supongo. Esos monosílabos inventados
hace siglos por vikingos que tenían mucho frío y apenas podían abrir la boca
y decían snow, wind, whale, storm, death. Crew. Tripulación. También debe
significar personal. Pero evitaron empleado. La manera en que McDonald’s
avanza en el habla popular. Teorías paranoico-lingüísticas, la sospecha de
que la palabra sorbete la metieron ellos. ¿Quiere un sorbete? El miedo a decir
pajita. Esa pequeña masturbación. Allá tiene los sorbetes, señor. Y ahora dicen
sorbete hasta los quiosqueros peronistas. Hay que ver qué pasa con crew. Ahí
está el cartelito con la cara de un adolescente. Empleado del mes les suena feo.
Seguro que quieren evitar empleada del mes. Les debe sonar a mucama. Como
mis amigos más solventes que trabajan en bancos y no son ni banqueros ni
bancarios, entonces dicen trabajo en banking. Y yo les digo que el colectivero
trabaja en bonding, y el tachero en taxing.
El pibito seguía facturando pedidos y alineando bandejas vacías con tickets y
yo ya había pasado hacía rato de la fila de los que esperan ser atendidos a la
fila de ¿puede ubicarse por este costado por favor?, y estaba a punto de
pasar a la tercera fila límbica de los que piden algo fuera de catálogo como un
huevo frito en medio de la hamburguesa, y quedan flotando fuera de sistema
en una espera atemporal. Mi hijo ya había ido a buscar sorbetes y servilletas
obedeciendo a la ansiedad taylorista de su padre. Y salían los otros pedidos,
circulaban las familias felices con bandejas rebosantes. Y ya casi no aguanté
más. Me pregunté si, al traer para acá los Starbuck’s y los Dunking Donuts,
nos traen también al loquito detonado que en esos locales ametralla a quince.
Un día de furia importada. Pero no me detoné, me puse a pensar estas cosas,
las intuí al mirarme como de lejos, como visto por la cámara de seguridad. Mi
hijo y yo esperando. Y todo me pareció escribible. Todo. Hasta los pliegues más
insignificantes, íntimos y ridículos de mi destino sudamericano. No exploté.
O exploté para adentro en una especie de felicidad secreta. La literatura. La
venganza de los losers. Esto lo voy a escribir. Y entonces le dije con bastante
buen tono: ¿No me armás este pedido que ya estoy esperando hace un rato?
Y me lo armó. Y pude tratar bien a este futuro crew del mes, que al fin y al
cabo es mi amigo Lucas, profesor de Griego y de Latín, cuando trabajaba en el
local de Núñez. Pero qué sería de mí sin la descarga verbal, sin las ráfagas de
constelaciones sintácticas. ¿Qué veneno se me iría acumulando en la sangre si
no fuera por este lento Tai Chi que voy haciendo con la lengua?

]]>

- Anuncio -

spot_img
DDO | Sistema de Noticias
DDO | Sistema de Noticiashttps://eldiariodeloeste.com
Lee lo último en Noticias. Te informamos todo lo que sucede en el Oeste de Formosa y en el País. La Voz del Pueblo siempre presente.