martes, junio 25, 2024

Salta: crecen los casos en la frontera con Bolivia y apuntan al contrabando

- Anuncio -

spot_img
Salta.- Una ola de contagios de coronavirus fue confirmada en las principales ciudades fronterizas de esta provincia con Bolivia y alertó a funcionarios nacionales y locales. En las primeras horas de ayer se desarrolló un importante operativo de seguridad conjunto en la localidad de Aguas Blancas, sobre la costa del río Bermejo, que incluyó un refuerzo de agentes federales enviados por el Ministerio de Seguridad y el despliegue de grupos de élite de la policía local, informaron fuentes oficiales a LA NACION.

Con el puente internacional de Salvador Mazza y los pasos clandestinos de esa zona blindados desde junio, los contrabandistas priorizaron durante la última semana las rutas clandestinas ubicadas hacia el oeste, y este fue el motivo principal del despliegue ordenado por el Poder Ejecutivo nacional.

El último reporte epidemiológico confirma que en toda la provincia se registraron, en 24 horas, 110 nuevos contagios de covid-19, elevando el registro total a 872 casos acumulados desde el inicio de la pandemia. Al menos 584 corresponden a los departamentos de frontera. Del lado boliviano, en Tarija y Potosí, las dos provincias que limitan con la argentina, los casos positivos acumulados suman 8382, de los cuales 439 se confirmaron este viernes.

Sobre el ingreso de contrabandistas en la zona norte de la provincia, el ministro de Seguridad de Salta, Juan Manuel Pulleiro, dijo: “Recientemente, bajó el caudal del río Bermejo. Y, como en cualquier delito, cambió la modalidad, de acuerdo a las medidas de seguridad. Teníamos blindada la zona de Salvador Mazza y, entonces, comenzaron a cruzar por Aguas Blancas”.

Domicilios falsos

En esa línea, el ministro confirmó que detectaron al menos 4200 personas con doble nacionalidad que declararon domicilios falsos en la Argentina: “Cruzan durante la noche, con contrabando de ropa, calzado y hojas de coca. Ese mismo día, durante la mañana, cobran el subsidio de emergencia. compran comida y bebida, y regresan a su país. El principal problema que tenemos es la cantidad de contagios que han sido producidos por ciudadanos bolivianos que ingresaron, y por argentinos que fueron hacia Bolivia con contrabando”.

El ministro Pulleiro agregó: “En la zona norte hubo un gran incremento de casos de coronavirus. Por eso, la ciudad de Tartagal volvió a la fase 1. Recorrimos la zona con el gobernador Gustavo Sáenz y aceleramos la llegada de médicos y de enfermeros como refuerzo”.

Por otro lado, respecto del aumento de controles en el límite internacional, el vicegobernador de Salta, Antonio Marocco, dijo a LA NACION: “Son muchos los años de faltas de políticas oficiales sanitarias y de seguridad en la frontera caliente. El gobierno nacional entendió el pedido de Salta y, trabajando en conjunto, logramos un mejor control en esta zona”.

Contrabando

Fuentes de la Gendarmería informaron a LA NACION que si bien aún se registran ataques de contrabandistas contra los retenes de control, el ánimo entre los agentes federales permanece alto.

“Estamos realizando un muy buen trabajo con la Policía de Salta”, dijo un jefe zonal.

A su vez, en el Ministerio de Seguridad de la Nación, luego del envío de refuerzos para la Gendarmería, se informó que “dado que esta zona constituye una unidad regional de relaciones, intercambios y cotidianeidad -económica, cultural, familiar y social- las restricciones impuestas por el covid-19 y los recientes rebrotes de contagios han generado efectos locales que requieren un abordaje específico”.

Ayer, el gobernador Sáenz viajó hasta la frontera. También integró esa comitiva la ministra de Salud, Josefina Medrano. Recorrieron centros de salud y entregaron insumos. El foco más conflictivo, por el momento, es un barrio llamado Villa Saavedra, en la ciudad de Tartagal, donde viven cerca de 15.000 personas.

En este vecindario de la zona norte, custodiado por los refuerzos enviados por la policía y la Gendarmería, se desplegó un operativo sanitario importante. ante la llegada de profesionales de la salud, los habitantes de la zona se acercaban para pedir voluntariamente que les realizaran un testeo.

Ante la consulta de LA NACION, una vecina de la ciudad de Aguaray, aseguró: “Nadie cumple la cuarentena. Todos hacen lo que quieren. Pero yo no tengo miedo”. Otra joven de Tartagal explicó: “Las personas se juntan y hacen fiestas. Los contagios son comunitarios, hay que cuidarse. aquí ya están muriendo los abuelos. La situación es terrible”.

]]>

- Anuncio -

spot_img
DDO | Sistema de Noticias
DDO | Sistema de Noticiashttps://eldiariodeloeste.com
Lee lo último en Noticias. Te informamos todo lo que sucede en el Oeste de Formosa y en el País. La Voz del Pueblo siempre presente.